Cuando hablamos de Kraal nos referimos al conjunto de todos los responsables de un Grupo Scout, estamos divididos en Kraaletes que se encargar de supervisar cada una de las unidades, los Grandes Castores de la Colonia, la Seisena Blanca de la Manada, La Patrulla Halcones de la tropa, el Kraalete de la Red o los animadores Rovers.

Somos mayores de 21 años y la mayoría entramos en el Grupo cuando éramos Lobatos y soñamos ser algún día como aquel jefe que tuvimos de pequeños, aunque cada vez  son más los responsables que tienen su primer contacto con el escultismo directamente en el kraal, y la mayoría de estos vienen para quedarse.

Somos voluntarios, nunca cobramos por nuestra labor, pero ello no quita para que demos lo mejor de nosotros e intentemos que la parte de educación que nosotros aportamos a los chavales sea lo más profesional y rigurosa posible. Por eso seguimos un plan de formación individual, tanto en formación Scout como en formación reglada, tanto es así que prácticamente la totalidad de los responsables del Grupo Scout Arlanzón tienen títulos oficiales de monitor o coordinador de tiempo libre, y el que no lo tiene está en camino de conseguirlo.

Además de por Kraaletes para cada unidad, nuestro funcionamiento interno se basa en pequeñas comisiones y grupos de trabajo con diferentes funciones, tesorería, cocina, material, animación, que desarrollan su actividad tanto a nivel de todo el grupo como a nivel de unidades.

El Jefe de Grupo elegido por el resto de los responsables se encarga de coordinar al Kraal y ser la figura visible y la voz fuera del grupo.

El Kraal podría definirse se muchas maneras, un Castor definiría a sus Grandes Castores como los que le ayudan a hacer el saco y la mochila, y los que les enseñan las canciones y leyes de la Colonia, un Lobato diría de sus Viejos Lobos que son los primeros en jugar y en cantar y que con ellos la manada se mantiene unida y ordenada , en el caso de los Troperos sus jefes son aquellos que les acompañan en cualquier idea loca que tengan y aquellos que les reprenden cuando algo no está del todo bien, los Pioneros se acordaran de largas charlas durante las marchas, de consejos y de confidencias que han compartido con sus jefes y puede que algún Rover podría definirnos como buenos amigos… Cada chaval tendrá una opinión de sus jefes porque durante muchos años de su vida pasan mucho tiempo con nosotros, por eso lo que de verdad intentamos ser es… ejemplo.