El sábado los castores nos lo pasamos muy bien. Al principio leímos una de las historias de Los amigos del bosque que nos contaba como Keeo se volvió plateado y después hicimos un mural que lo representase.

Salimos un poco a jugar y después hicimos una dinámica del dique sobre cocina.  Con los ojos tapados teníamos que averiguar que comida estábamos oliendo… ¡fue muy divertido!

Al final de la tarde aprendimos un baile para la acampada de castores de Maristas. Nos salio tan bien que se van a quedar todos alucinados.

¡Fue una tarde muy divertida en la que hubo hasta tarta¡