Este fin de semana todo el grupo nos hemos ido de acampada a Saldaña, en la provincia de Palencia. Ha sido un finde perfecto para tomar contacto con la naturaleza y conocernos todos un poquito mejor.

Como todas las acampadas, la tropa la hemos empezado con una pequeña marchita por los pinares de la zona. Con la amenaza del tiempo tuvimos que acortarla un poquito, pero aun así nos dio tiempo a visitar Villafuente y Villaroquite del páramo. También durante la marcha hicimos un pequeño descansito para hacer un pequeño juego de concienciación sobre los ecosistemas y sus especies.

Por la tarde y un poquito más cansados, nos relajamos con una dinámica sobre la tropa y todo lo que les espera a los  nuevos para que cojan fuerza para toda la ronda. Tampoco pueden faltar nunca unos jueguecillos básicos con todo el grupo. Por último y antes de la hora de cenar, tuvimos un pequeño taller en el que preparamos unos marcos para decorar la base de tropa con todas las fotos que vayamos haciendo a lo largo del año. Pero aún quedaba un plato gordo esa noche, la gran gala de Edelwision preparada por los rovers, en la que por grupos tuvimos que preparar una pequeña actuación para todo el grupo.

Lo mejor estaba por llegar, los Juegos del Fiambre, ese mítico juego de grupo con el que tanto nos divertimos y que tanto estábamos esperando. Nos estuvimos preparando con distintas pruebas para poder ser los ganadores de la gran batalla final. Por la mañana también nos dio tiempo a hacer una pequeña reflexión sobre las distintas religiones que existen y si son tan diferentes o no. Y para terminar, recoger todo para dejarlo mejor de como nos lo encontramos y poder volver con las mochilas a casa y coger fuerzas para la siguiente reunión.

¡Una acampada para no olvidar!

Pulsa aquí para añadir un texto